Comparte

¡Que no les falte la luz a tus plantas! La importancia de la iluminación en el cultivo interior

  • 2.964
    Visitas
Piensaenverde.eu
por

Piensaenverde.eu

67 artículos
Compra en la web de cultivo de cannabis y semillas de marihuana más grande del mundo al mejor precio!!
¡Que no les falte la luz a tus plantas! La importancia de la iluminación en el cultivo interior
©Google Images

Para que tus plantas crezcan fuertes y sanas es necesario que les dé un tipo de luz, durante unas determinadas horas al día. En los cultivos de exterior esto está más o menos garantizado, al menos en algunas zonas del mapa, pero cuando hablamos de cultivo interior, es imprescindible contar con iliminación artificial adecuada y acorde con los resultados que queremos conseguir.

Si los hombres necesitamos los rayos del sol para dotarnos de vitamina D y mejorar así nuestro sistema inmunológico o nuestro estado de ánimo, las plantas lo necesitan aún más. Tanto es así que lo primero en lo que tenemos que pensar cuando decidimos tener un cultivo de marihuana interior es en el tipo de iluminación que le vamos a dar, para que el resultado que obtengamos de esta plantación sea el de mejor calidad.

Eso sí, no vale cualquier tipo de iluminación y será necesario variar según el momento de cultivo en el que se encuentre o del estado de la planta. Nada extraño si tenemos en cuenta que a los seres humanos nos pasa lo mismo: en verano estamos más tiempo en la calle, tenemos más horas de sol y, por tanto, nos sentimos más alegres y los virus y enfermedades disminuyen de forma considerable, pero cuando llega el invierno sucede el efecto contrario.

En este sentido, entran en juego dos factores: por un lado, la iluminación propiamente dicha y, por otro la temperatura que se desprende de las mismas, que deberá, como hemos mencionado arriba, de variar en función del periodo de crecimiento en el que se encuentre la planta.

No se trata, por tanto, de si la luz tiene más o menos potencia, sino del momento de cultivo en el que se encuentre la planta y es que, si bien es cierto que una lámpara de mayor cantidad de vatios está llamada a producir una plantación de mayor cosecha, también es cierto que da más calor y esto puede ser perjudicial en según qué etapa se encuentre la planta.

Un tipo de iluminación para cada fase de la plantación

Como hemos venido diciendo hasta el momento, la iluminación variará en función del periodo de crecimiento en el que se encuentre la planta y que podemos dividir en las siguientes fases:

Fase de crecimiento: en esta etapa se recomienda la utilización de lámparas halógenas metálicas y que la intensidad no sea muy elevada. Con 300 vatios es suficiente.


Fase de floración: deberán de ser las de HPS, es decir, de sodio de alta presión.

Tanto para esta primera fase, como para la segunda, conviene comprar un balastro digital que nos ayude a regular la intensidad de las dos lámparas y que siempre será mejor que los magnéticos, que aunque son más baratos, son más peligrosos y dan peores resultados.

En este sentido, tampoco podemos olvidarnos de la altura de la lámpara, ya que en función de la misma conseguiremos un efecto u otro. De forma resumida, si las ponemos más cerca dará más calor a las plantas, pero si la colocamos más lejos, abarcará a más plantas y dará menos calor. Por tanto, es necesario tener en cuenta esto en cada caso particular.

Por último, nos gustaría mencionar los distintos tipos de iluminación que existen a groso modo hoy en día en el mercado:

Reflectores

La luz que dan llega por igual a todas las plantas, eso sí, teniendo en cuenta que los reflectores refrigerados se pueden poner más cerca, porque dan más luz, pero no queman las plantas y los de gran alcance deben de ponerse más lejos, para que abarquen el mayor número de plantas posibles. Suelen dar muy buenos resultados.

Bombillas

En este campo podemos distinguir tres tipos: las de crecimiento, que emiten una luz más azulada y menos intensa; las de floración, que emiten una luz rojiza, más potente y, por último, las de crecimiento y floración, que si no disponemos de mucho presupuesto pueden ser buenas, si bien es más recomendable tener un tipo de iluminación para cada fase de la planta.

Leds: Si bien es cierto que todavía hay muchas personas reticentes a este tipo de iluminación, lo cierto es que son el futuro de este campo ya que, a pesar de que no dan tanto calor, consumen mucho menos y si se combinan con kits de 400 o 600 varios, dan excelentes resultados.

Por último y aunque no son tipos de iluminación propiamente dichos, sí que nos gustaría hacer mención a los balastros, ya que gracias a ellos los equipos de iluminación funcionan mejor o peor.


Como ya hemos comentado unas líneas más arriba, existen dos tipos: los magnéticos, más baratos y los digitales, que no se venden tanto y son algo más caros, pero alargan la vida de las bombillas y se amortizan rápido.

1692c990ccd4d776b53e8b808c0bcc79

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas