Asociación Cannabica, Club Social de Cannabis, Delitos contra la salud publica, delitos por cultivo de marihuana, recursos multas por drogas, cannabis, marihuana, delitos por tráfico de drogas, abogados cannabicos, multas por consumo de marihuana
Comparte

Jairo Vergara: "La bonanza será para las medicinas de marihuana"

  • 860
    Visitas
Elheraldo.co
por

Elheraldo.co

7 artículos
El Heraldo | Líder en la Costa
Jairo Vergara:
©Andrés Rodríguez

Jairo Vergara, practicante de la Ayurveda, medicina de la India, celebra la legalización de la hierba con fines terapéuticos.

En una mesa de madera ubicada en la sala de su casa, Jairo Vergara ha apilado, desde la semana anterior, los periódicos en los que han sido publicadas la informaciones relacionadas con el decreto del Gobierno Nacional que plantea la legalización de la marihuana con fines medicinales y científicos.

El interés de Vergara se centra en que desde hace varios años practica la Ayurveda, milenaria medicina de la India que entre sus disciplinas utiliza la marihuana con fines curativos.

De 62 años y docente de teatro y Educación Física de la Universidad del Atlántico, Vergara señala que la iniciativa del Gobierno da un paso “gigante” al legalizar la marihuana, pues, según él, desde el punto de vista científico “ayudará a muchas personas” que hoy necesitan de las bondades del cannabinol, componente de la planta que actúa en las personas como sedante, desinflamatorio, reduce el dolor y suprime los espasmos musculares y las convulsiones.

“Es una iniciativa positiva del Gobierno que aprueben el uso de la marihuana con fines terapéuticos. En la India, en la medicina Ayurveda que es la más antigua de la humanidad, se usa la marihuana en los aceites con este fin curativo”, reitera Vergara.

Aparte de fumar la hierba por “iniciativa cultural”, como él lo señala, el profesor usa las semillas y las hojas maceradas para “potencializar” el aceite de semillas de ajonjolí con el que ayuda a la gente a aliviar dolores y traumas causados por golpes o por “exceso” de trabajo.

“El ajonjolí tiene calcio, hierro y potasio. En uno de los libros más antiguos de Ayurveda reseña que si tú haces gargarismo con aceite de ajonjolí te protege para enfermedades futuras. Los aceites en la India se usan para sanación y dentro de estos aceites está el de marihuana”, reconoce el docente.

En su casa, situada en el municipio de Puerto Colombia, Vergara prepara el aceite con la hierba y así ayuda a sus vecinos a curar dolores a cambio de unos pesos o, simplemente, por reconocimiento. “A los más amigos los ayudo y estos se encargan de decirle a otras personas de los poderes curativos de la marihuana”, sostiene.

A los alumnos de Bellas Artes que tocan instrumentos de cuerda, añade el docente, los ayuda a aliviar los espasmos producidos por las prolongadas posiciones del cuerpo para tocar.

Uso de la marihuana. Según Vergara, en la India el maestro o gurú en kalaripayattu es quien puede acceder a las grandes cantidades de marihuana con fines médicos. Este tiene un carné y asiste a las autoridades y estas son las que entregan la hierba.

“Lo hacen de esta manera para controlar el comercio ilegal. Mi maestro va con su carné que demuestra que es maestro en kalaripayattu, va a la Policía y la Policía es la que la suministra para fines de sanación. Le dan 1 o 2 libras. En la India no cuestionan si la legalizan o no, allá lo están haciendo porque es una cuestión cultural”, reconoce.

Luego hace la analogía: “Es como la coca para los koguis, o la hierba mate para las culturas del sur del continente”.

Precisa que hay quienes en la India fuman todo el día marihuana frente a todos para atraer la atención del dios Shiva. Estos son los Sadhu, monjes que sigue el camino de la penitencia y la austeridad para obtener la iluminación.

“Shiva shambo Jaya jaya shiva shambo (canta Vergara). Los sadhus pasan todo el día fumando marihuana, son gurús que viven en cuevas y veneran al dios Shiva. Se le rinde tributo con un bareto, como se le dice aquí a un cigarro. Shiva es el dios de la transformación, destruye para transformar”, explica en detalle.

La semana anterior, los ministros de Salud, Agricultura y Justicia divulgaron lo que sería el decreto de reglamentación en Colombia para la producción y el consumo de marihuana en el campo científico y de la medicina.

El decreto, de acuerdo con lo expresado por los ministros, contempla regular a través de licencias el “cultivo, fabricación, exportación e investigación de la marihuana para su uso medicinal”. Además el documento está constituido para ejercer controles sobre los productos que están hechos a base de la planta como aceites, gotas, cremas y pomadas que hoy se comercializan en distintas latitudes del país sin control.

El presidente Juan Manuel Santos, a su vez, dio un espaldarazo a tal iniciativa e indicó que si es para usos medicinales no tiene “ningún problema en legalizarla y utilizarla”. Sin embargo, este tema encontró algunos detractores en la Iglesia, como monseñor Víctor Tamayo, en Barranquilla, y el procurador general, Alejandro Ordóñez.

Incluso, el decreto también ha sido centro de debate de personas a través de redes sociales.

Amor por la India

El amor de Vergara por la cultura del país asiático nació hace muchos años, cuando estudiaba teatro en Bogotá. El interés en aprender Kathakali, que es un estilo de danza de teatro clásico, y el kalaripayattu, un arte marcial originario de este país, lo llevó a dar el salto. Vivió en Kerala, estado situado en el sur de la India, de donde son originarias estas costumbres.

Hoy está casado con una india llamada Jazsmim Jasdaniwala, con quien tuvo cuatro hijos: Amirudin (11), Ahmed (10), Homera (5) y el pequeño Taher de 6 meses de nacido. Todos son colombianos, menos Homera, quien nació en Kerala.

Jazsmim, así como Jairo, considera las bondades de la marihuana y asegura que si todas las personas la usaran, sin prejuicios, mantendrían una vida más sana.

Por costumbre Vergara usa el dhoti, la prenda de ropa típica para los hombres en India que consiste en una tela blanca vaporosa amarrada a la cintura. Se delínea los ojos, usa collares de colores y su cabello está amarrado con un moño.

Su casa está llena de costumbres indias. No es capricho, su esposa se las transmite. El mayor deseo para este barranquillero con cara de indio, como él mismo se define, es que firmen el decreto rápido para continuar con su arte que es el de sanar a través de las semillas y las hierbas. Así se verá la bonanza, dice.

223090a0ae3c03abf4412ef6cf3aff3d

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas