Comparte

HempFlax impulsa el mercado europeo del cáñamo con una nueva fábrica en Rumania

  • 1.155
    Visitas
Sensiseeds.com
por

Sensiseeds.com

390 artículos
The Sensi Seed Bank offers the best cannabis seeds available! Choose from a wide selection of superior cannabis strains from the Sensi Seed Bank and the White Label Seed Company.
HempFlax impulsa el mercado europeo del cáñamo con una nueva fábrica en Rumania
©sensiseeds.com

El viernes 16 de octubre de 2015, HempFlax, la empresa filial de Sensi Seeds, inauguró una nueva fábrica en la región de Alba, en Rumania. Un capítulo nuevo, y muy especial, para la empresa que tenía como objetivo relanzar la industria del cáñamo hace 20 años y que ahora lo está consiguiendo con éxito.

HempFlax, la empresa holandesa líder de procesamiento de cáñamo, ha invertido 5 millones de euros en la industria europea del cáñamo, destinados a la apertura de su primera fábrica en Sebes, Rumania. Un momento sin precedentes en la historia del cáñamo industrial del que fueron testigos 100 invitados especiales durante una ceremonia de apertura festiva y celebrada el 16 de octubre. Entre los invitados se encontraba Emar Gemmeke, Consejero de Agricultura, Alimentación y Naturaleza en la Embajada de Holanda en Rumania. También estuvo presente, Elena Tatomir, Directora General del Ministerio de Agricultura rumano.

La impresión causada por la nueva fábrica de HempFlax

La ceremonia de inauguración comenzó con una visita para presentar el recinto de la fábrica. Los empleados hicieron de guía de pequeños grupos de invitados, conduciéndoles por el terreno y mostrándoles con orgullo todos los entresijos de la nueva planta de producción.

La visita comenzó en la garita de la entrada que está hecha de hormigón de cáñamo. Y como aún no está completamente terminada, la estructura y el método utilizado para construir con este material son todavía visibles. El edificio de oficinas de tres pisos situado más al interior de la planta también está hecho de hormigón de cáñamo y otros materiales de construcción sostenibles de cáñamo. HempFlax eligió deliberadamente dejar algunas paredes sin terminar, permitiendo que se pueda ver la belleza de los materiales naturales.

La garita de la entrada y el edificio de oficinas de tres pisos están hechos de hormigón de cáñamo.

Durante la visita, también se enseñó el impresionante proceso de limpieza de las semillas, así como 4 enormes silos de almacenamiento de semillas. Además, se pudo observar de cerca la sensacional maquinaria agrícola, tras lo cual la visita guiada condujo a todos los invitados a la sala de maquinaria.

En esta sala de máquinas se encuentra la línea de montaje en la que se deja caer el cáñamo con el fin de ser procesado. La paja se transporta directamente a la máquina de separación con el fin de liberar la corteza leñosa de su núcleo de fibra. Una vez hecho esto, el material para madera y para fibra siguen su propio camino. La fibra se empaqueta en fardos y la madera se envuelve en varios tamaños prensados tras lo cual está lista para su transporte o almacenamiento en una de las tres naves cubiertas. Esta máquina ocupa más de la mitad de toda la sala.

“Me quedé con la boca abierta”

Después de la visita, tuvo lugar la ceremonia de inauguración en el hall de la fábrica. Mark Reinders, consejero delegado del Grupo HempFlax, y Oana Suciu, directora ejecutiva de HempFlax Rumania, dieron la bienvenida a todos los invitados y dieron la gracias a todas las personas que habían trabajado duro para hacer posible este proyecto. A continuación, Emar Gemmeke y Elena Tatomir pronunciaron un discurso. Ambos tuvieron palabras de elogio para dicho proyecto, y especialmente para las oportunidades que crea para la agricultura sostenible y para el empleo en la región.

El último en tomar la palabra fue Ben Dronkers, fundador de HempFlax. Hace muchos años, Ben empezó a creer en las innumerables posibilidades de la gran planta Cannabis Sativa L. “Las muchas aplicaciones de esta planta son indispensables para un futuro sostenible para nosotros, nuestros hijos y nietos”, dijo.

Ben Dronkers y Oana Suciu

Ben se siente tremendamente orgulloso de la empresa HempFlax, así como de las nuevas instalaciones construidas en Rumania. “Una vez más un sueño se ha hecho realidad. Cuando cruce la puerta de la fábrica hoy, se me puso la piel de gallina. ¡Me quedé con la boca abierta! “Y de hecho, Ben reveló que no ha podido volver a cerrarla.

Después de dar las gracias a todos los que han contribuido a la prosperidad de esta maravillosa empresa, Ben y Emar Gemmeke inauguraron oficialmente la fábrica pulsando un gran botón rojo que puso, lentamente, toda la maquinaria en movimiento.

¿Por qué Rumania?

Antes de 1989, Rumania era el cuarto mayor exportador de cáñamo a nivel mundial. Sin embargo, la cantidad de cáñamo cultivado disminuyó considerablemente después de ese período, llegando a tan sólo unas pocas hectáreas en el año 2000. En la actualidad, los inversores vuelven a dirigir su atención hacia este mercado. La inversión privada de 5 millones de euros realizada por HempFlax es una contribución importante a la reactivación de la industria rumana del cáñamo.

En 2015, HempFlax cultiva un área de aproximadamente 500 hectáreas situadas en Sebes, Pianu y Petresti. La empresa espera un aumento de unas 300 hectáreas al año. La capacidad de procesamiento de la nueva fábrica de HempFlax es de cuatro toneladas de tallos por hora, lo que se traduce en un objetivo de 5.000 hectáreas cultivadas con el fin de alcanzar la máxima capacidad.

Ravi Dronkers, Oana Suciu, Ben Dronkers, Che Dronkers y Mark Reinders

“Con una visión y fuerza innovadoras, HempFlax contribuye al progreso de la agricultura en Rumania. Al proporcionar recursos renovables, las fibras sintéticas hechas de recursos fósiles, tales como el nylon, la fibra de vidrio y los plásticos, pueden sustituirse por fibras obtenidas a partir de recursos naturales como el cáñamo.”, explica Oana Suciu.

La compañía también tiene como objetivo establecer contratos de cultivo con agricultores rumanos, apoyando así el desarrollo de la industria. HempFlax fomenta un enfoque ecológicamente responsable por parte de los empresarios y consumidores rumanos, al mismo tiempo que rechaza la deforestación innecesaria y el cambio ambiental. Como líder mundial del procesamiento de cáñamo, la empresa pretende reactivar el sector agrícola de Rumania, volviéndolo a convertir en el exportador prolífico de cáñamo que fue tiempo atrás.

Acerca de HempFlax

HempFlax es la empresa que puso a la industria del cáñamo de nuevo en mapa del mundo occidental. Fue creada oficialmente en 1994 por el fundador de Sensi Seeds, Ben Dronkers. De este modo el cáñamo industrial se volvía a cultivar en los Países Bajos, por primera vez en 50 años.

Pero ¿había mucha demanda de cáñamo como materia prima por aquel entonces? ¿ Era una aventura comercial destinada a responder a la demanda del mercado? Por supuesto que no. En Europa, hacía mucho tiempo que se había olvidado la variante industrial de cannabis. Así que ¿por qué puso Ben en marcha una explotación de cáñamo industrial e invirtió su propio dinero en una fábrica, terrenos agrícolas y todo tipo de maquinaria para cosechar y procesar el cultivo? Sólo había una razón: la ambición de Ben era traer de vuelta este eco-cultivo tradicional con una historia tan extensa en su país de origen, en Europa y en el resto del mundo. El 16 de octubre se dio un gran paso que demuestra esta gran ambición.

8f58f9124ec3770c9d4c1c6304467692

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Undergrow TV - Tu televisión online del mundo cannábico

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas