Fumando espero: El tango de la marihuana

Fumando espero: El tango de la marihuana

Marzo de 1922. España. El poeta Félix Garzo compone la letra del tango más conocido de los nacidos en la Madre Patria. Fumando Espero se escribió para una pieza teatral y convulsionó el mundo de la poesía, tanto en Madrid como en Buenos Aires donde desembarcó unos años mas tarde. Y cuando la revista local El Alma publicó su letra se atrevió a llamarla "El tango de la cocaína" (hubo un tango español también llamado así).

Primera aclaración: Eran tiempos que no había sustancias prohibidas, ni ley seca ni legislaciones que restringieran la comercialización de productos vegetales ni químicos. En Europa un laboratorio multinacional vendía cocaína en frascos y el prospecto con las contraindicaciones y formas de consumo lo había escrito Sigmund Freud. Tampoco socialmente se estigmatizaba a quienes tuvieran conductas adecuadas con el uso de estas sustancias. Se puede comparar aquellas costumbres parecidas a las del consumo de alcohol: Los excesos siempre fueron mal vistos, su uso moderado no.

Un antecedente. En 1863 el bodeguero italiano Angelo Mariani promovió una bebida de su creación a la que le atribuían propiedades terapéuticas y euforizantes. Se llamó Vin Mariani (Vino Mariani) y su fórmula era puñados de hojas de coca macerados en vino tinto. La fermentación del alcohol etílico producía una especie de cocaína líquida y hasta los Papas León XIII y Pío X encargaban sus botellitas del fervoroso tónico.

Así que no había prejuicios sociales en danza cuando el tango español Fumando Espero ganó las radios y los patios de baile de Madrid primero y de Buenos Aires después.

La polémica de entonces –que nunca terminó y sigue abierta-, era si la letra aludía al cigarrillo de cocaína o de marihuana. Alglo claro: Al tabaco no.

Quienes conocieron al co autor de la letra, Juan Viladomat, sostenían que el artista se había inspirado en la cocaína, aunque párrafos del tango (el humo embriagador.... Porque flotando el humo me suelo adormecer) son mas descriptivos del efecto del cannabis que de cualquier euforizante.

El dictador Francisco Franco censuró partes de la letra y aunque lo grabaron artistas españoles de renombre, su difusión estaba prohibida en las radios bajo época de la dictadura franquista.

La polémica en la Argentina se deslizó cuando Carlos Gardel se interesó en grabar el tema pese a que su discográfica le sugirió no hacerlo. Dicen que Gardel sentía fuerte la letra de Fumando Espero e impuso su condición de registrarla. De todos los artistas locales que lo hicieron, obvio que la versión del mreno del Abasto fue la mejor.

Te Pedimos Un Me Gusta Por La Legalización ¡GRACIAS!