Comparte

Cultivo de Cannabis: La temperatura ideal para tus plantas de marihuana

  • 5.697
    Visitas
Indoor marijuana growing, outdoor cannabis cultivation, medical marijuana, grow journals, marijuana recipes, weed buds ...
Cultivo de Cannabis: La temperatura ideal para tus plantas de marihuana

La marihuana cultivada en interior funciona mejor a temperaturas moderadas, entre 21-23ºC durante el período de luz y no más de 9 a 15ºC durante el periodo de oscuridad. Las plantas producirán más a una temperatura ligeramente superior de 27ºC.

Si la temperatura cae por debajo de 15ºC durante el periodo de oscuridad, las plantas crecerán más lentamente y los rendimientos no serán tan abundantes. Esto no será evidente si no estás particularmente familiarizado con los cultivos. Unas noches de temperaturas frescas no dañan considerablemente la cosecha, pero si se sigue produciendo a lo largo del periodo de floración, sin duda será un motivo de preocupación. Un generador de CO2 o un calentador eléctrico puede calentar el cultivo interior adecuadamente.

Al aire libre, la mayoría de las variedades pueden soportar temperaturas tan bajas como 10ºC sin ningún problema. Aunque dicho esto, cabe decir también que 10ºC no es una temperatura ideal, ya que tiende a ralentizar el crecimiento del tejido y la fotosíntesis durante el día. Cualquier cosa por debajo de 4ºC puede provocar daños en el tejido. Los calentadores de patios de gas pueden mantener el calor en jardines en las noches frías. El mantenimiento de una temperatura de 15ºC promoverá el crecimiento de plantas sustancialmente.

La mayoría de las plantas pueden soportar altas temperaturas si tienen un sistema radicular grande que lleve hasta una cantidad suficiente de agua para mantener la planta cómoda durante la transpiración.

Durante el crecimiento vegetativo, las temperaturas que se extiendan sobre los 27-37ºC pueden producir tallos alargados. Durante la floración, se puede producir brotes aireados. Ocurre lo mismo tanto para plantas de marihuana de interior como para las de exterior.

Para las plantas de interior, se puede bajar la temperatura con la ventilación, el aire acondicionado, o mediante el uso de aparatos de aire o luces refrigeradas por agua que eliminan el calor. Para que quede claro, no es la temperatura en los pasillos de una habitación de la que necesitas preocuparte; es la temperatura directamente debajo de las luces y de las copa de las planta en la que necesitas enfocar la atención. En cambio, para enfriar las plantas al aire libre, se pueden utilizar con micro-aspersores que disminuyen la temperatura en un promedio de 5ºC durante el día. Las gotitas se evaporan, proporcionando una sensación de enfriamiento en el aire envolvente.

Las plantas de exterior que se mantienen en pequeñas macetas o pequeños hoyos que estén rodeadas por terrenos pobres tendrán dificultades para crecer, incluso si el suelo se humedece con regularidad. Esto es en gran parte debido a que sus raíces son a menudo más pequeñas y menos abundantes. Las raíces también pueden calentarse excesivamente si se encuentran en recipientes que absorben la luz y producen calor (macetas de color negro).

En primer lugar, se debe comprobar si la planta tiene raíces redondas. Si se trata de la raíz ligada, entonces debes trasplantarla a un recipiente más grande. Para evitar el sobrecalentamiento, pinta los recipientes oscuros con colores claros que reflejen en lugar de absorber la mayor parte de la luz.

Si se ven quemaduras en las puntas o si los brotes más cercanos a las luces se están estirando y aparecen blanqueadas, el área de las luces está demasiado caliente. Un consejo para las quemaduras es ocasionalmente mal diagnosticado como demasiada luz brillante, la intensa luz está muy bien; el calor es lo que hace el daño.

Para una solución rápida, simplemente mantener las luces más lejos de las plantas. Si quieres algo más sustancial, instala un Cool-Tube (reflector refirgerado por aire) para reducir el calor al estar cerca de la luz. Las luces refrigeradas por agua son verdaderamente eficaces para la disminución de calor.

En interior, lo más recomendable es mantener las luces a una distancia de alrededor de 1 metro de las puntas de las plantas. Las luces refrigeradas por aire hacen que el rango de distancia aceptable esté entre los 45-60 cm. Las luces para enfriar el agua hacen que la distancia aceptable sea aproximadamente de 30 cm o incluso menos. Con los motores de luz, pueden moverse las luces más cerca o más lejos, según la preferencia.

11cbb26978e61969349de23b4a41dfd2

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas

Undergrow TV - Tu televisión online del mundo cannábico