Comparte

Cultivo de cannabis: Como evitar la mosca negra del sustrato en la marihuana

  • 2.116
    Visitas
Alchimiaweb.com
por

Alchimiaweb.com

111 artículos
En Alchimia GrowShop se venden semillas de marihuana y accesorios para el autocultivo: armarios de cultivo, vaporizadores, abonos y aditivos para marihuana
Cultivo de cannabis: Como evitar la mosca negra del sustrato en la marihuana
©cosechando.es

¿Qué es la mosca del suelo?

Ejemplar adulto de mosca del suelo

La mosca del suelo o Sciridae (esciáridas) es un insecto díptero de pequeño tamaño, entre 3 y 5mm, conocido también como mosca del sustrato, de la humedad o mosca negra. Se trata de pequeñas moscas de color oscuro que suelen aparecer en las zonas inferiores de las plantas y en el sustrato, alimentándose de melazas, azúcares y materia orgánica en descomposición. Prefieren unas condiciones ambientales de poca luz y alta humedad, así como temperaturas cálidas, por lo que serán huéspedes comunes en invernaderos y cultivos de interior. Los cultivos hidropónicos son especialmente sensibles a esta plaga, aunque el exceso de humedad en un sustrato orgánico constituye a su vez un excelente hábitat para estos insectos.

Actualmente, hay descritas unas 1.700 especies de esciáridas, aunque se estima que la cifra total de especies en esta familia pueda rondar las 20.000 (localizadas mayoritariamente en los trópicos), 600 de ellas establecidas en Europa. Su cuerpo y alas son oscuros y alargados, y en numerosas especies las hembras son ápteras, es decir, carecen de alas.

Reproducción de la mosca del suelo

Como hemos comentado, la mosca del suelo necesita climas húmedos, cálidos y ligeramente sombreados para su desarrollo y reproducción. Tras el acoplamiento entre macho y hembra, éstas suelen poner en el sustrato una cantidad de 50-200 huevos que eclosionarán pasadas 48-72 horas en condiciones propicias. A continuación, las larvas pasarán por cuatro estadios de desarrollo distintos durante las próximas dos o tres semanas hasta llegar al estadio adulto. En su último estadio, las larvas son de color blanquecino, con la cabeza negra, y miden unos 5mm de longitud aproximadamente.

Larva de sciaridae a punto de convertirse en adulto

En este momento, forman un capullo y eclosionan como adultos unas 72 horas más tarde. Dependiendo de las condiciones climáticas, y si éstas son adecuadas, pueden reproducirse a un ritmo suficientemente rápido como para causar problemas en el cultivo, por lo que una correcta prevención será imprescindible para un control eficiente de este insecto.

Síntomas y daños de la mosca del suelo en el cannabis

Como sucede en muchas ocasiones, los daños causados por esta plaga pueden ser directos o indirectos. Los daños directos son principalmente causados por las larvas, que se alimentan masticando los finos pelos radiculares provocando así una peor asimilación de los fertilizantes para marihuana por parte de la planta y elevando a su vez las posibilidades de sufrir infecciones fúngicas en las raíces, como el temido Pythium. Los daños indirectos son causados tanto por larvas como por adultos, tratándose de enfermedades, virus, hongos, etc. transmitidos por éstos a la planta.

Los síntomas típicos de esta plaga son un ralentizamiento del crecimiento general de la planta, acompañado o no de la aparición de hongos del cannabis como el ya mencionado Pythium u otros tales como Phytophtora, Fusarium, Verticilium o Botrytis.

Prevención y control de la mosca del suelo en la marihuana

El olor de la menta repele a la mosca del suelo

Como siempre, para ahorrarnos tener que combatir una plaga lo mejor es prevenirla antes de ver síntomas en las plantas. En este caso, debemos mantener una humedad ambiental moderada y no regar en exceso, dejando que la capa superior del sustrato se seque completamente, pues una tierra demasiado húmeda resulta el hábitat perfecto para las larvas de esta mosca. Otra solución es cubrir el sustrato de las macetas con vermiculita, lo que dificultará en gran medida que las hembras adultas puedan hacer la puesta de huevos en el sustrato.

También destacamos como método de control de la plaga la harina de neem. Este producto es ideal para combatir las plagas del sustrato, ya sean moscas, larvas o cualqueir insecto que se alimente de las raíces. El neem en polvo se distribuye de manera uniforme en la maceta, previamente regada un poco y sin encharcar, para que la harina haga una base encima del sustrato haciendo que las moscas no puedan ir al sustrato y las larbas no puedan salir a la superfície una vez hayan cambiado a su estado adulto. Al no poder salir, acaban muriendo por asfíxia y las moscas al no poder realizar la puesta de huevos la plaga desaparece en poco tiempo.

Como sucede con muchos insectos voladores, colocar trampas adhesivas amarillas causará un gran número de bajas entre los individuos adultos, reduciendo así su población y, en consecuencia, su tasa de reproducción. Podemos optar también por hacer riegos periódicos con aceite de neem diluido en agua o con algun jabón insecticida . Existen también numerosos remedios caseros como colocar limones con clavos (especia) insertados (el aroma repele a la mosca), pulverizar el sustrato y la parte baja de la planta con insecticidas a base de canela o menta, o bien con vinagre diluido en agua, etc.

Control biológico de la mosca del suelo en el cultivo de marihuana

En cuanto a la lucha biológica, se nos presentan varias alternativas. Tenemos el Steinernema, un nematodo entomoparásito microscópico que se alimenta de insectos sin afectar a plantas, animales o medio ambiente. Otra opción es el ácaro depredador Hypoapsis Miles o el coleóptero Atheta Coriaria, ambos eficientes armas contra esta plaga, especialmente contra las larvas.

Sterneinema, un enemigo natural de la mosca del suelo

Si optamos por el uso de insecticidas químicos – uso que desde Alchimia siempre planteamos como última y desesperada opción, pues entendemos que demanda de una gran responsabilidad al afectar a otros seres vivientes y al medio ambiente en general – podemos probar con Diazinón, comercializado por varias marcas, o con algún insecticida para cannabis con base de imidacloprid (reduciendo la dosis recomendada por el fabricante a la mitad en la primera aplicación, pues se trata de una sustancia muy potente que puede afectar a las plantas y por lo tanto es mejor empezar con dosis ligeras y ver cómo reaccionan éstas al tratamiento). Por lo general, una sola aplicación – dos a lo sumo – serán suficientes para acabar con la plaga.

Recordaros una vez más que un correcto mantenimiento en la higiene de nuestro espacio de cultivo recompensará nuestro esfuerzo con una cosecha fácil y limpia de indeseables plagas. Como reza el dicho…más vale prevenir que curar!

5601d592930e523f80c97b1538081bb8

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas