Comparte

Cómo regar la marihuana en sistemas hidropónicos

  • 2.254
    Visitas
Alchimiaweb.com
por

Alchimiaweb.com

111 artículos
En Alchimia GrowShop se venden semillas de marihuana y accesorios para el autocultivo: armarios de cultivo, vaporizadores, abonos y aditivos para marihuana
Cómo regar la marihuana en sistemas hidropónicos
©Google Images

La marihuana es una planta que se adapta muy bien a los cambios, puede fácilmente cultivarse en los diferentes medios de cultivo que existen en la actualidad. Los métodos de cultivo más usuales son; la tierra y los cultivos hidropónicos con un sustrato inerte como es el coco, la arlita, la lana de roca, el mapito sin dejar de lado el cultivo aeropónico que tan de moda está hoy en día.

Entre los diferentes sistemas de cultivo hidropónicos e aeroponicos podemos encontrar claras diferencias entre los sustratos utilizados aún siendo todos inertes, éstas diferencias las tendremos en cuenta cuando cultivemos. El abonado o fertirrigación en hidroponía variará según sistema utilizado aún siendo igualmente un sistema de cultivo hidropónico, entonces ¿cómo saber cuál es el mejor modo de abonar las plantas y según qué sistema?

Empezaremos tratando cada sustrato por separado y analizaremos sus virtudes y defectos a grandes rasgos para que cada auto cultivador pueda fácilmente poder escoger entre su sistema de cultivo hidropónico favorito y entender su funcionamiento, ventajas e inconvenientes.

Cultivo de marihuana en coco

El coco, como bien es sabido, es un sustrato orgánico procedente de la fibra que envuelve el fruto del cocotero que es el coco y que tras ser procesado y tratado será apto para un cultivo de marihuana u otros usos agricolas etc. El coco comercial que podemos encontrar para el cultivo de la marihuana generalmente contiene una granumetría (grosor de la fibra de coco) bastante adecuada para una retención y evaporación de la humedad equilibrada.

Cultivo hidroponico en coco

Esta capacidad de retener humedad pero no el agua hará que el sustrato esté siempre o casi siempre oxigenado evitando que las raíces sufran demasiado cuando nos excedemos con el riego. Por otro lado cuando se dan periodos de sequía las raíces no quedan comprimidas con el sustrato, pues cuando el coco queda seco no tiene apenas densidad no comprime las raíces y quedan más protegidas que en otros sustrato como en el caso de la tierra en la que deberemos evitar que esto suceda.

En este caso el coco no compactará como si sucede con la tierra la cual comprime las raíces y cuesta de hidratar nuevamente o en los sistemas de cultivo aeroponicos que en el caso de sufrir un percance con el riego y en el caso en que se sequen las raíces, la planta quedará muy dañada y podría morir en poco tiempo, pocas horas dependiendo humedad ambiental del sistema radicular.

Planta cultivada en coco

Las ventajas del coco en este caso están más que comprobadas, cuando la planta se seca y queda deshidratada se recupera mucho más rápido que la misma planta cultivada en tierra con las mismas condiciones de cultivo. A parte los daños ocasionados por la deshidratación son muy reducidos en comparación con los daños ocasionados en tierra ya que la recuperación de la planta es mucho más lenta que utilizando el coco. De aquí que el uso del coco en países calurosos como México con altas temperaturas el coco sea un recurso más que utilizado para evitar estos problemas relacionados con la sequía.

Durante el cultivo de las plantas de marihuana en coco los riegos variarán tanto en dosificación, cantidad y concentración de EC/PH. En la primera etapa de vida de las plantas intentaremos aprovecharnos de las características ya comentadas del coco realizando un riego manual con poca cantidad de agua para poder crear un periodo de humedad y otro de sequedad haciendo que las raíces de las plantas o esquejes vayan en expansión en busca de la humedad que se pierde en los laterales de la maceta.

La cantidad del riego dependerá del tamaño de la maceta, en este caso podemos tomar como referencia una medida inicial que vaya de un 10 a un 15% de la capacidad de la maceta para poder secar rápidamente el sustrato y poder regar nuevamente con la misma cantidad de ml/día.

Durante las primeras semanas de cultivo y hasta entrada la segunda semana de floración iremos aumentando la cantidad de riego junto con los niveles de EC y composición de la solución nutriente (s/n) manteniendo siempre un equilibrio entre los diferentes nutrientes. Una vez pasada la segunda semana de floración podremos optar a utilizar un riego automático sencillo con un depósito el cual utilizaremos para crear una solución nutriente que será utilizada para regar todas las plantas durante el periodo de una semana.

Este riego automático también variará en número y dosificación según avance el periodo de floración, para estas tareas podemos ayudarnos de un temporizador digital con 8 programas on/off para modificar la duración del riego a nuestro antojo.

Las fibras del coco, nos ayudarán a saber cuántos riegos podemos aportar a nuestras plantas sin que estas sufran por un exceso de humedad. Podremos realizar tantos riegos como nos permita la velocidad de secado del sustrato. Si por ejemplo utilizamos 3 riegos por día, el sustrato debería haberse secado de un 30% a un 50% antes de volver a regar. En las últimas semanas de floración podemos optar a reducir este rango de humedad para poder por un lado aportar todos los nutrientes necesarios para una abundante floración y por otro lado realizar un lavado de raíz evacuando los restos de nutrientes en el sustrato y facilitar la pérdida de reservas en las plantas de marihuana.

Es fácil de detectar cuando se seca el coco dado que este sustrato cambia de color a media que se va secando. Adquiere un color marrón claro en contra del marrón oscuro cuando está mojado. A final de cultivo no será tan necesario tener este periodo de sequedad pues la planta está intentando alimentarse para acabar de madurar.

Última etapa de crecimiento en coco PH 5.9 y EC 1.4 3 riegos al día

Si durante el cultivo de las plantas de cannabis han estado bien alimentadas, al final del cultivo no necesitarán más nutrientes pudiendo regar sin abono para dejar las plantas libres de reservas de alimento y dejar así un mejor sabor y olor en los cogollos. Durante esta fase final del cultivo, a dos semanas vista para la cosecha, podemos seguir utilizando vitaminas, aminoácidos, elicitores, encimas o cualquier producto que facilite a la planta poder gastar las reservas de nutrientes que tiene en las hojas. Nos podemos ayudar del color de las hojas el cual irá cambiando de un color verde fuerte a un amarillo pálido.

Los niveles de EC variarán según el número de riegos que se le apliquen a las plantas. El coco tiene la capacidad de retener mediante sus fibras una óptima cantidad de nutrientes de modo que cuantos más riegos realicemos menor deberá ser la EC porqué mayor disponibilidad tendrá las plantas para alimentarse. Para plantas de cannabis índicas podemos regar con una EC máxima de 2-2.2 en aquellas semanas en que requieren de más demanda de nutrientes, generalmente centradas en las semanas 6 y 7 en una planta índica de 8 a 9 semanas de floración (y según genética cultivada). Estos altos niveles de EC los utilizaremos en el caso de realizar pocos riegos al día o realizar un riego a mano en el caso de no disponer de un sistema de riego automatico.

Cultivo de semillas de marihuana en coco

Cuando se disponga de un sistema de riego automatizado y utilicemos un mayor número de riegos durante estas semanas de floración podremos rebajar y adecuar una EC con un máximo de 2.0 controlando siempre el estado de las plantas, en el caso de observar que aguantan bien los nutrientes podemos mantener este nivel de EC durante las siguientes semanas o de lo contrario rebajar la EC en el caso de tener las plantas saturadas. Cabe comentar que habrá variedades con una aceptación de EC diferente de modo que cuando una variedad tiene todos los nutrientes necesarios otra genética puede que esté sobre fertilizada.

Lo mejor para los cultivos hidropónicos será cultivar una misma variedad de marihuana para tener una homogeneidad en el cultivo. En el caso de querer cultivar más de una variedad lo mejor será escoger genéticas pertenecientes a la misma familia como en el caso de la familia Blue, White, Kush, afgana, etc o que en su defecto sean parecidas en su cultivo, mirando su vigorosidad, tiempo de floración y aceptación de nutrientes.

Esquema de cultivo básico en COCO

Tabla cultivo básico PH y EC*EC= Dependiendo del estado de las plantas podremos utiliza un EC u otro, incluso podemos mantener el EC de la semana anterior si se aprecia que las planas están muy cargadas de nutrientes.

*PH= El Ph puede fluctuar, se puede reducir a 6.0 y dejar que llegue a 6.2 o 6.4 puntos para volver a reducir a 6.0 y poder regar con el PH adecuado para la planta.

Cultivo en Hidroponía

Cultivo de marihuana en sistemas hidropónicos

Marihuana cultivada con arlita

La hidroponía es uno de los métodos de cultivo más diversificados que puede haber en el cultivo de cannabis, existen muchos y diferentes sistemas hidropónicos pero todos tienen una base en común. Lo único que deberemos hacer es adecuar el tipo de riego según sistema de cultivo hidropónico y sustrato que dispongamos.

La base de la hidroponía es sencilla, se basa en aportar alimentos a las plantas mediante abonos quelatados de rápida absorción depositados en un sustrato inerte como puede ser la lana de roca, arlita, mapito, etc.

Mediante un sistema de cultivo de riego automático, ya sea con recirculación o a solución perdida, nutriremos las plantas de marihuana. En los cultivos con arlita será muy importante realizar una estabilización del PH de la arcilla para evitar cualquier tipo de problema con el PH durante el cultivo. Si no se realiza esta estabilización del PH las plantas vivirán en un medio inestable con muchas dificultades para absorber los nutrientes. A parte cabe destacar que será en los sistemas de recirculación dónde nos podremos encontrar con un desajuste en el depósito de riego causado por el PH de la arcilla no tratada previamente provocando carencias en las plantas de marihuana.

En los sistemas de recirculación, como la solución nutriente está siempre entrando y saliendo del depósito para hacer su circuito cerrado de riego, el Ph y EC pueden verse fácilmente alterados por las impurezas de un sustrato sin estabilizar o limpiar. En un riego a solución perdida estos factores también se ven alterados pero en menor grado y son más sencillos de controlar ya que la solución utilizada para el riego no vuelve al deposito y no puede alterar su composición inicial por agentes externos al deposito.

Hay que destacar que en este sistema de cultivo las raíces están al aire con una dependencia directa de una humedad constante para poder desarrollarse sin problemas. Cuanto las raíces sufran por un estrés hídrico por falta de humedad, se verán muy afectadas por no disponer de ningún sistema de protección como en el caso del coco en el cual las raíces quedan menos expuestas al aire secándose más lentamente que en un cultivo en arlita donde la el aire se introduce con más facilidad, por contra, si se tiene bien controlados los factores y no se producen errores las plantas en estos sistemas crecen a contrarreloj.

Los riegos en estos sistemas de cultivo variarán mucho entre sí, podemos encontrar sistemas como el Dutch Pot Hydro en el que William de GHE recomienda un riego continuado las 24h. Habrá cultivadores que prefieran adecuar unos riegos con un temporizador regando cada 15 minutos, otros prefieren un riego de 15 minutos por cada hora. Según el sistema utilizado deberemos variar el riego como en el caso del cultivo en slab de lana de roca.

En estos casos cabe decir que cada cultivador deberá observar el tiempo de riego ideal para su emplazamiento de cultivo, pues siempre variará dado que los factores como Tº, humedad, ventilación, renovación de aire etc, hará que el sustrato pueda secarse con más rapidez pudiendo realizar más cantidad de riegos adecuando siempre la EC según semana y necesidad de la planta.

La nutrición en estos sistemas hidropónicos por parte de las plantas será mayor que en coco o tierra. Deberemos rebajar unos puntos los niveles máximos de EC y tener controladas las plantas en todo momento para encontrar el nivel de EC optimo para cada genética a cultivar.

Esquema de cultivo en Arlita

Esquema de cultivo para hidro*EC= Dependiendo del estado de las plantas podremos utiliza una EC u otra, incluso podemos mantener el EC de la semana anterior si se aprecia que las planas están muy cargadas de nutrientes.

*PH= El Ph puede fluctuar, se puede reducir a 6.0 y dejar que llegue a 6.2 o 6.4 puntos para volver a reducir a 6.0 y poder regar con el PH adecuado para la planta.

*(2.0) = Dependerá de la genética

Cultivo de marihuana en Aeroponía

La Aeroponía es la evolución de los sistemas hidropónicos. Todos los sistemas aeropónicos tienen una importante característica en común: las raíces están generalmente suspendidas en el aire sin ningún sustento físico donde aferrarse. Como no tienen un sustrato en el cual descansar y mantener la humedad, el riego en estos sistemas será diferente a los sistemas de cultivo hidropónicos los cuales sí disponen de un sustento físico.

Cultivo de marihuana en aeropónico

La Aeroponía tiene ventajas e inconvenientes como en todos los sistemas de cultivo lo único que tanto unas como otras se observarán muy rápidamente en las plantas, en estos sistemas de cultivo las plantas de cannabis detectan muy rápido todos los cambios ambientales y en la alimentación no disponiendo de ningún buffer físico para mantener un PH y una EC constante.

Medidores de PH y EC

Si el PH, la EC y la humedad en el sistema radicular no está extremamente controlado dentro de unos parámetros lógicos de cultivo las plantas no crecerán ni florecerán como deberían. De lo contrario si se tiene un control exhaustivo de todos los factores que inciden en el desarrollo de las plantas de marihuana podremos obtener unas cosechas muy abundantes de primera calidad. También disfrutaremos de las grandes ventajas que acompañan a estos sistemas de cultivo cómo son, la rapidez vegetativa y la producción de las plantas de cannabis la cual es realmente impresionante.

Las plantas cultivadas en estos sistemas de cultivo pueden llegar a reducir hasta en 3 semanas (o incluso alguna más) el periodo de crecimiento que las mismas plantas cultivadas en tierra. Este hecho está basado en la no existencia el sustrato. A la raíz no se le presenta ninguna resistencia de modo que solo debe dedicarse a crecer y expandirse aportándole el abono en las cantidades adecuadas.

Cabe mencionar que la oxigenación, la temperatura y la renovación de la solución nutriente en estos sistemas aeropónicos deberán ser controladas en todo momento junto con el EC y el PH correcto . Una temperatura elevada de la S/N puede crear hongos en las raíces y una menor absorción de los abonos por parte de las raíces, dado que la oxigenación del agua será mucho menor y los abonos también serán menos eficaces.

Si en los sistemas de cultivo hidropónicos la nutrición de las plantas es muy rápida y se requieren unos niveles de EC menores que en tierra o coco en el caso de la aeroponía sucede aún con más diferencia. En este sistema las raíces reciben micropartículas de agua que se adhieren a las raíces junto a una rápida absorción de los alimentos. La rápida absorción de nutrientes hará que las plantas requieran una menor concentración de alimento que en otros medios de cultivo.

Esquema de cultivo basico para aeroponico

Esquema de cultivo básico para aeropónico*EC= Dependiendo del estado de las plantas podremos utiliza un EC u otro, incluso podemos mantener el EC de la semana anterior si se aprecia que las planas están muy cargadas de nutrientes.

*PH= El Ph puede fluctuar, se puede reducir a 6.0 y dejar que llegue a 6.2 o 6.3 puntos para volver a reducir a 6.0 y poder regar con el PH adecuado para la planta.

Cultivo en Hidroponía

El depósito de nutrientes

Depósito plegable de nutrientes

El depósito de nutrientes será un punto importante a tener en cuenta pues se va a utilizar para el riego de todas las plantas de marihuana del cultivo. En el caso de adquirir un sistema de cultivo hidropónico este ya vendrá con su depósito para regar un número de plantas recomendado por el fabricante. Si de lo contrario queremos realizar un cultivo en coco, arlita, mapito y macetas deberemos tener en cuenta el número de plantas a cultivar para poder tener el depósito con las reservas de nutrientes necesarias para las plantas durante una semana.

En el caso de los sistemas de cultivo sin recirculación deberemos calcular el tamaño del depósito según el número de plantas que vayamos a cultivar y tener clara la dosificación máxima del riego a realizar. De modo que si cultivamos en SOG utilizando 30 plantas por m2 con un máximo de 8 riegos al día y de 1 minuto de duración con una dosificación de unos 40ml por minuto necesitaremos un depósito de unos 70-80 litros de capacidad teniendo en cuenta que la bomba no bombea el agua de la base del depósito.

Si en vez de realizar un cultivo en SOG queremos hacer un cultivo en SCROG podemos calcular el máximo de riego por día y maceta teniendo en cuenta el volumen de la maceta y la cantidad de macetas a regar. Utilizaremos un temporizador digital con varios programas para adecuar el riego a nuestras necesidades de cultivo.

Para realizar el cálculo

(Número de plantas) x (número máximo de riegos por día) x (Dosificación por riego)= litros por día.

(Litros por día) x 7 días = Litros a la semana

Ejemplo para SOG:

(30 plantas/m2) x (8 riegos) x (0.04l/día)= 9.6L/día

(9.6l/día) x (7 días) = 67.2 L/ semana + 10 litros de reserva para la bomba = deposito de 80-90L (pues tampoco lo llenaremos del todo).

Ejemplo para cultivo en SCROG

(6 plantas/m2) x (8 riegos) x (10-15% del tamaño de la maceta (11L) en L/día) = 7.92 l/día

(7.92l/día) x (7 días) = 55.44L a la semana = depósito ideal de 80L

Temperatura y oxigenación de la solución nutrientes del depósito

Tal y como hemos comentado anteriormente deberemos tener muy controlado el depósito y sus nutrientes pues de ellos dependerán que las plantas tengan una buena alimentación y sufran o no carencias y excesos comunes en la marihuana. En primer lugar deberemos asegurarnos que los abonos son quelatados, expresos para cultivo en coco o hidropónico. Si utilizamos cualquier abono biológico las plantas no podrán absorber los nutrientes como deberían y en consecuencia la floración quedaría muy mermada.

Oxigenación natural del agua

Existen abonos o complementos para bases de abonos que están formulados 100% en orgánico pero quelatados a su vez con aminoácidos para una óptima absorción de los nutrientes como es el caso de los abonos de Aptus. Existen muchos otros abonos para el cultivo en hidropónico pero la gran mayoría el formato quelatado es mineral y no en aminoácidos.

Cómo dosificar los abonos en el deposito también será importante, pues siempre es mejor seguir un orden lógico para tener un control más exhaustivo de la s/n. En primer lugar pondremos el abono base. Calcularemos la dosis que suele ir de 1 a 2.5ml/l según periodo de cultivo en que nos encontremos empezando con la dosis más baja para ir aumentándola poco a poco hasta el tope mencionado (dependiendo de la concentración del abono usado). Todo seguido incorporaremos los estimuladores, aminoácidos u otros componentes como las bacterias y/o microrizas.

Raíces de marihuana en sistema aeropónico

Como último paso regularemos el PH y ya podremos regar todas las plantas con esta solución nutriente. A medida que pasan las horas el PH fluctuará subiendo de modo que deberemos rebajarlo cuando vayamos a regar nuevamente. Como ya hemos comentado anteriormente podemos dejar que el PH fluctúe y rebajarlo al día siguiente con ácido cítrico o PH down antes de volver a regar. Cuando utilizamos el riego automático es conveniente de rebajar justo antes de encender la bomba, de este modo cada riego será con un PH diferente dentro del rango optimo para la absorción de todos los nutrientes necesarios para el mejor desarrollo vegetal.

Otro punto importante a tener en cuenta es la temperatura del agua del depósito. La temperatura irá directamente relacionada con el nivel de oxigeno de una solución nutriente. A más temperatura menos oxigeno en el agua al igual que con temperaturas muy bajas, una temperatura optima será entre 18 y 22º. En este intervalo de temperaturas comentado será el más adecuado para poder mantener unos niveles de oxigenación constantes y suficientes para facilitar la alimentación de las plantas junto a la manutención de los nutrientes en el depósito.

Cultivo Aero de marihuana con luces LedCuadro de temperaturas Vs Oxigeno de H2O

Para mejorar la oxigenación del depósito, aparte de tener la temperatura controlada, podemos añadir una bomba de aire conectada a un tubo de silicona atóxica y a una piedra difusora para repartir el oxigeno en pequeñas burbujas y mantener oxigenada la solución nutriente.

Oxigeno disuelto en agua según temperatura

Una temperatura elevada afectará negativamente en todos los cultivos de marihuana siendo más incisivos en primer lugar en la aeroponía, hidroponía, coco y tierra. El motivo es sencillo en los dos primeros sistemas de cultivo el agua es el sustento principal y el sistema radicular está desprotegido. En el caso del coco y la tierra este factor será importante aunque ofrecerá una mayor resistencia a una alta temperatura de riego pues en estos sustratos las raíces están más protegidas que en los sistemas hidro e aeros.

47d95f4c0d9184aecf5efe5aad5188d3

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.626 artículos de 1.753 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas

Undergrow TV - Tu televisión online del mundo cannábico