Comparte

Alchimiaweb entrevista a Julio Calzada en la Spannabis 2015

  • 892
    Visitas
Alchimiaweb.com
por

Alchimiaweb.com

111 artículos
En Alchimia GrowShop se venden semillas de marihuana y accesorios para el autocultivo: armarios de cultivo, vaporizadores, abonos y aditivos para marihuana

¿Quién es Julio Calzada?

Julio calzada, el Secretario General del Consejo Nacional sobre Drogas de Uruguay desde 2011, que dedica su tiempo a proyectos de Promoción de la Salud y de Reducción de Riesgos y Daños del Uso Problemático de Drogas des de 1989, además de galardonado con dos premios Reina Sofía en 2000 y 2006 por su labor, visitó la Spannabis en su última edición para hablar en las conferencias de la World Cannabic Conferences 2015.

Como coordinador y participante activo en la creación de las leyes de regulación del cannabis y el alcohol en Uruguaydesde entonces, vino a exponernos su visión de que otra realidad es posible, y que hay que abarcar la idea de que existen otras posibilidades que se pueden probar, para mejorar la salud y los derechos humanos tanto de los consumidores como de los no consumidores de cannabis y otras drogas.

Julio CalzadaJulio Calzada

Resumen y entrevista: La regulación de la marihuana en Uruguay

Muy amablemente nos cedió unos minutos de su tiempo para que el Equipo Alchimia le pudiéramos entrevistar, como podéis ver en el siguiente vídeo.

Julio se mostró tan sorprendido como contento de la cantidad y la variedad de los asistentes a la feria, y ya entrando en materia, comentó que Uruguay acaba de cambiar de presidente pero que sigue mandando el mismo partido político. Tabaré Vazquez, el nuevo presidente, ha afirmado que mantendrá tanto la ley como la política de regulación de la marihuana impulsada por Frente Amplio y José “Pepe” Mújica, por el momento sin cambios, ya que esta regulación tiene una finalidad lógica: modificar una ley del 74 que se ha quedado desfasada y que es muy represiva y tosca.

Aún así, tanto el partido como el presidente han querido asegurarse de que se evalúan bien los procesos seguidos y los resultados obtenidos, ayudándose para ello de un comité científico con personalidades como Peter Reuters o Araceli Manjón-Cabeza, con amplia experiencia en el mundo de las drogas y en concreto del cannabis.

Sobretodo quiere dejar claro que se trata de una política creada bajo el prisma de la responsabilidad, pensada para mejorar la calidad de salud y de vida de los Uruguayos, mejorando las relaciones de convivencia entre ellos, y evitando detenciones injustificadas por motivos que no afectan a terceros, como es el caso del autoconsumo de marihuana.

Para ello, han explorado todos los movimientos regulatorios del planeta, la postura Holandesa, la ola de regulación lúdica y medicinal de USA, los CSC de España, el autocultivo Australiano, la aproximación al cannabis terapéutico en farmacias de la República Checa, para unir lo mejor de cada uno de ellos y vertebrar su cambio legislativo en 3 puntos:

  • Regular el uso recreativo
  • Regular el cannabis medicinal
  •  - Usando la planta
  •  - Creando fármacos a base de cannabinoides o de la planta
  •  - Sensibilizando a los médicos para que se informen sobre los beneficios de la marihuana y recetándola a los pacientes que la necesiten
  • Regular el cáñamo industrial

Otra de las intenciones de este cambio de leyes es debilitar el mercado negro, por medio de hacerlo poco rentable ofreciendo mayor calidad, mejor precio, y sobretodo garantías a los usuarios, hasta que desaparezca.

En cuanto a las implicaciones de estas nuevas leyes para los cultivadores y consumidores, ahora se permite tener hasta 6 plantas hembra cultivadas, hasta 480g/año, llevar hasta 10g de marihuana encima al ir por la calle y la obligación einscribirse como cultivador en un registro estatal, que ya dispone de más de 2000 entradas.

1g de marihuana = 1$

El estado hizo un estudio de precios para afirmar tal cosa, y los resultados obtenidos determinaron que es posible, dejando unos beneficios razonables tanto a productores como distribuidores. De 22 empresas presentadas, y a través de rigurosos procesos de selección, se llegó a 5 finalistas, de las que se han seleccionado 2-3 para hacer el trabajo, con una inversión de entre 1.3 y 1.7 millones de dólares, para producir sistemáticamente marihuana para el estado, con una demanda total que puede llegar a las 25 toneladas/año.

Se pretende que la marihuana terapéutica esté a la venta en las farmacias en la segunda mitad de 2015, o puede que a finales de la primera, proceso que se ha retrasado unos meses a causa del concienzudo análisis de capitales a los que han sido sometidas las empresas que quieren cultivarla: era muy importante asegurarse que estas empresas hacían sus beneficios de forma totalmente legal y transparente, y que de ninguna forma estaban involucradas con el mercado negro o el blanqueo de dinero, para dar solidez al proyecto a nivel nacional e internacional.

Además, una vez otorgadas las licencias, las empresas tienen que preparar la infraestructura, los invernaderos, y el sistema de cultivo, a lo que se le suma el tiempo de crecimiento y floración de la marihuana, teniendo en cuenta que se realizará de forma continua para no acumular grandes cantidades de hierba.

Los requisitos para poder comprar marihuana legal en una farmacia o dispensario lúdico son:

  • Ser residente de Uruguay con al menos un año de antigüedad
  • Ser mayor de 18 años
  • Saber que se podrán comprar hasta 40g/mes (hasta 10g/semana)
  • En caso de que el médico recete la marihuana, si el paciente necesita más cantidad al mes que 40g, este la podrá comprar, pero no podrá acceder a los dispensarios lúdicos mientras dicha receta sea vigente
  • Hay que elegir entre una de las tres vías: el autocultivo de marihuana, comprar en farmacia o ser socio de un CSC, no se pueden combinar.

Así pues, Uruguay no pretende ser un modelo a imitar por los demás países, ya que cada país debe actuar en relación a sus necesidades culturales, políticas y económicas, y no es viable pensar que existe la regulación perfecta que deba adaptarse a nivel global.

Lo que sí es aceptable es ver que ya existe un proceso de tolerancia hacia el cannabis, que opta por afrontar la situación explorando nuevas vías, y que a medida que más países se unen a él, sin quererlo están obligando a las naciones con políticas más restrictivas a replantearse su situación, y a actuar en consecuencia.

Y es que la normalización y la descriminalización de la marihuana son útiles desde la óptica de la salud pública y los derechos humanos, fomentando el consumo consciente y responsable, respetando la libertad de decisión de las personas adultas.

Lo que sí puede hacer Uruguay es demostrar que el cambio funciona, que se pueden conseguir resultados reales, motivo por el cual se están tomando esta situación con mucha seriedad, para que los países que deseen probar tengan una cierta garantía, y pierdan el miedo. Es necesario conseguir un cambio de mentalidad, divulgando y sensibilizando a la gente que la marihuana tiene propiedades beneficiosas si se usa bien, y que le sirve de ayuda a mucha gente sin ser tóxica ni nociva, y que es importante respetar la libertad y el sentido común, por el bien de todos.

¡Gracias Julio, gracias Uruguay!

ca6a8eb0776fe055a24912bacfc9ec79

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.777 artículos de 1.770 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas