Comparte

5 Pasos para fabricar tu propio Aceite de Marihuana Medicinal

  • 7.362
    Visitas
Piensaenverde.eu
por

Piensaenverde.eu

64 artículos
Compra en la web de cultivo de cannabis y semillas de marihuana más grande del mundo al mejor precio!!
5 Pasos para fabricar tu propio Aceite de Marihuana Medicinal
©piensaenverde.eu

Las plantas de variedad índica o en cuya genética predominan estas características se diferencian de las sátivas por su alto contenido en CBD, el componente utilizado en marihuana con fines terapéuticos. Hoy te explicamos, paso a paso, cómo conseguir aceite de CBD, una manera más sencilla y agradable de beneficiarse del CBD, sin necesidad de combustionar la marihuana.

La marihuana medicinal está en auge en los últimos años. A pesar de que sus efectos terapéuticos se han venido utilizando desde hace generaciones, lo cierto es que, de alguna forma, su consumo se ha visto como algo prohibido durante años. Sin embargo, y afortunadamente para todas aquellas personas que la emplean para mejor la situación de su salud, cada vez son más los estudios que acreditan los beneficios de esta planta y, como consecuencia, cada vez es mayor el número de personas que la prueban y los países que, de alguna forma, “aprueban” su consumo para tales fines.

Cannabidiol

La manera más común de consumir marihuana siempre ha sido la de la combustión de la misma. Las personas a las que les gusta fumar, encuentran placer en este acto. Sin embargo, para aquellos que habitualmente no fuman, este hecho no resulta nada agradable. Por eso se han experimentado diferentes maneras de consumir la marihuana y la ingesta de la misma, ya sea introduciéndola en la alimentación o mediante el consumo del aceite de CBD de la propia planta. Es en este último punto en el que nos queremos detener en el artículo de hoy.

El CBD es el componente de la planta de marihuana que permite que esta se pueda utilizar para fines medicinales y, por tanto, consumir el mismo en aceite es una manera sencilla, agradable y cómoda de beneficiarse de sus efectos positivos.

Tú mismo puedes hacer tu propio aceite de CBD casero siguiendo los sencillos pasos que hoy te explicamos en este post. Pero antes, vamos a detenernos un momento a analizar qué tiene el aceite de CBD.

Características del aceite de CBD

Como ya hemos comentado, el principal beneficio del aceite de CBD es que no se tiene que fumar, ni introducirlo en los alimentos (aunque si se desea, se puede hacer) y que se puede consumir de manera discreta, en el momento que se desee. Por esta razón, también resulta muy indicado para aquellos padres que suministran este producto a sus hijos.

Pero no sólo eso. También se eliminan o desaparecen casi por completo los efectos de euforia o “subidón” que se espera cuando el consumo de cannabis es para fines de ocio o bienestar.

En cuanto a los beneficios terapéuticos de este producto, cabe mencionar que son numerosos los estudios que han demostrado que el aceite de CBD tiene propiedades anticonvulsivas, además de ser muy eficaz para reducir la espasticidad muscular.

Material necesario para hacer aceite de CBD casero

Ahora que ya conocemos los beneficios de consumir aceite de CBD, vamos a pasar a su elaboración. Para ello necesitaremos:

  • 500 ml de aceite de oliva (lo recomendable es utilizar aceite de oliva virgen)
  • Colador
  • Cazo
  • Recipiente (a ser posible de cristal) que tenga tapa o que nos permita cerrar de manera hermética y que no contenga nada para no “contaminar” el aceite que elaboremos
  • 50 gramos de marihuana (son varias las recomendables, entre otras: Purple Orange o OG Kush, pero puedes consultar nuestro listado de semillas medicinales)

7 pasos para hacer aceite de CBD

Una vez tengas todo el material necesario, los pasos a seguir para elaborar el aceite de CBD son los siguientes:

Paso 1: llena el cazo por la mitad con agua y ponlo a calentar

Paso 2: tritura los cogollos de marihuana y añádelos al cazo con agua,junto con el aceite de oliva virgen. Es importante tener en cuenta que la temperatura del agua no sobrepase los 150 grados.

Paso 3: durante una hora y con la ayuda de una espátula, remueve el contenido. Transcurrido este tiempo, retíralo del fuego y déjalo enfriar.

Paso 4: para poder separar el aceite del agua, mete la mezcla en el frigo una vez esté frío y sácado cuando el aceite se solidifique. Cuando esto ocurra, sepáralo del agua y déjalo fuera hasta que vuelva a su estado liquido.

Paso 5: pasa el aceite por un colador para que se retire todo el material restante, hasta que sólo quede el líquido y viértelo en el tarro de cristal que hayas seleccionado. Cuanto más pequeño, mejor para dosificar la cantidad de aceite. ¡Ya puedes consumirlo!

6eb0ec13a32f6ec3aad622e25f83d6f6

Echa un vistazo a nuestra recomendación

Siempre hay algo interesante que leer

tenemos más de 8.419 artículos de 1.722 autores para mostrarte

Descubre lo que ellos pueden hacer por tus plantas