5 Maneras de reducir riesgos al fumar marihuana

5 Maneras de reducir riesgos al fumar marihuana

Las mejores maneras de reducir el riesgo de fumar marihuana son:

1. El uso de plantas de cannabis con bajo contenido en THC

2. El uso de cannabis puro

A veces el cannabis se consume con tabaco u otras hojas secas. Debe evitarse ésta técnica con el fin de minimizar la inhalación de humo procedente de material vegetal.

3. El uso de pipas

Las pipas son superiores a los cigarrillos en algunos casos ya que permiten el consumo de pequeñas cantidades de cannabis de alta pureza. El porcentaje de alquitrán en el humo se ve reducido por su condensación en las paredes de la pipa. Las pipas se deben limpiar periódicamente. Las pipas de agua son inferiores a los cigarrillos y no deben usarse.

El uso de cannabis libre de adulterantes y contaminantes naturales. Solo debe ser recolectado y secado el cannabis libre de enfermedades.

4. El uso de sistemas de inhalación que reducen el incremento de alquitranes

Gieringer ha realizado estudios con vaporizadores, los cuales calientan la marihuana hasta 180-190°C provocando la evaporación del THC por debajo del punto de combustión de la celulosa y de otros materiales vegetales. Así se ve reducida la producción de hidrocarburos policíclicos.

El mejor vaporizador dio lugar a 10 partes de alquitrán por 1 de cannabinoides, los cigarrillos de cannabis alcanzaban una proporción de media de 13 a 1 y las pipas de agua de 27 a 1. Así pues, el mejor vaporizador lograba alrededor de un 25 % más que un cigarrillo sin filtro, mientras que las pipas de agua eran peores que los cigarrillos. El uso de filtros en un cigarrillo de cannabis no presenta ventajas dado que no filtran el alquitrán, pero sí los cannabinoides.

Por lo tanto el porcentaje se reduce alrededor de un 30 % comparado con un cigarrillo sin filtro. En un nuevo estudio Gieringer fue capaz de demostrar que los productos derivados de la combustión se reducían substancialmente usando otro vaporizador. Producía THC a una temperatura de 185°C mientras eliminaba completamente el benzeno, el tolueno y el naftaleno. Se producía un incremento significativo de benzeno alrededor de los 200º C, mientras que la combustión se daba en torno a los 230º C o más. Se detectaban trazas de THC a temperatura tan baja como 140º C.

El vaporizador reducía cualitativamente el monóxido de carbono y los alquitranes, pero dicha reducción no fue cuantificada en éste estudio. Sin embargo, se supuso una importante disminución de hidrocarburos aromáticos policíclicos dado que el cannabis vaporizado emitía un fino vapor gris y el aspecto del material vegetal residual tras calentarlo era de color “tostado”, entre verde y verde marrón, mientras que la combustión simple produjo un humo espeso y se convirtió en cenizas.

5. La combinación de uso oral e inhalación

En algunas indicaciones, un régimen combinado de medicación oral con cannabis o THC con una inhalada a demanda puede ser útil para reducir los riesgos del humo y una posible sobredosis con la oral.

Grotenhermen F. Harm reduction associated with inhalation and oral administration of cannabis and THC. Journal of Cannabis Therapeutics 2001.

Te Pedimos Un Me Gusta Por La Legalización ¡GRACIAS!